· 

Bodas con lluvia ¿Qué hacer si llueve el día de la boda?

Está por comenzar el otoño y por lo tanto el incremento en las probabilidades de celebrar una boda con lluvia para aquellas parejas que han decidido dar el “sí, quiero” en esta época del año. 

 

El otoño es una temporada espectacular, desde mi punto de vista, para casarse. Hace menos calor, la naturaleza empieza a dar unas tonalidades de colores preciosos, y solemos encontrar mayor disponibilidad de proveedores, ya que aun la primavera y el verano siguen siendo las fechas más escogidas para la boda, aunque esta tendencia está cambiando poco a poco.

 

Aunque las probabilidades de precipitaciones incrementan en el otoño, no debiera ser un problema a la hora de celebrar la boda si tenemos todo bien organizado. Es cierto que todos queremos que haga buen tiempo, ya que la lluvia suele ser incómoda y nos limita en varios aspectos, seamos sinceros, pero es algo que no podemos controlar, solo es cuestión de actitud y no dejarnos amargar por cosas que escapan a nuestro control.

Consejos para una boda con lluvia

Prevención:

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, en algunos casos y dependiendo de las características del evento, la prevención es crucial.

Nada o muy poco podremos hacer el mismo día de la boda si tenemos todo organizado para montarla en el exterior, no hay sitio cubierto alguno y finalmente llueve.

Por eso, si estás organizando una boda de estas características es crucial tener previsto el Plan B con antelación e incluir el gasto de la carpa dentro del presupuesto, ya que luego podemos llevarnos disgustos de última hora.

Si tenemos todo controlado, y días previos a la boda anuncian lluvias, lo recomendable es hablar con el proveedor y terminar de confirmarlo. Si lo haces con dos días de antelación corres el riesgo de que te quedes sin carpa, ya que todo el mundo habrá corrido a alquilarla.

Fotografía de Firehorse

Paraguas:

Hay algunos sitios de celebraciones donde, aunque tengan sus estancias cubiertas, es necesario caminar por el exterior para ir de un sitio a otro.

Te recomiendo que compres varios paraguas para los invitados, pueden ser como obsequio de recuerdo de la boda o simplemente para facilitar que no se mojen mientras caminan de un sitio a otro. Puedes colocarlos en la entrada de la ceremonia o en las puertas para que los utilicen al salir y lo depositen al entrar al otro sitio y así puedan volver a ser utilizados por otros invitados.

 

Mi consejo es que tengas en cuenta el estilo de la decoración y los colores de la misma a la hora de escogerlos. Además saldrán seguro en las fotos y darán mucho juego, con lo que intenta evitar paraguas con logos de empresas como bancos, coches, etc. 

Fotografía de Sara Lobla

Calzado para la lluvia:

Si la novia o el novio necesitan caminar un trayecto considerable para llegar al sitio y este está en malas condiciones, es recomendable que utilicen botas de agua o calzado impermeable, el cual luego podrán cambiarse una vez dentro. 

No hay nada más feo e incómodo que sentir los pies mojados.

 

Lo mismo para los invitados, podemos poner protectores de los zapatos para que no se mojen o, si son pocos invitados, avisar días antes del mal tiempo previsto y de la posibilidad de que el acceso al mismo pudiera ser dificultoso en caso de lluvias De esta forma pueden llevar algo práctico para caminar ese trayecto y luego cambiarse una vez dentro.

 

Hay fincas, casas de campo, etc. en las cuales al llover puede formarse barro o charcos en el exterior. ¡Procura no solo llevar calzado impermeable, si no también recoger bien el vestido para que no tenga contacto con el suelo!

Fotografía de Retrato de un Instante

Peinado:

Dependiendo de tu tipo de cabello, puede ser recomendable llevarlo recogido paran evitar el efecto frizz que puede provocar la humedad. De todas formas habla con tu estilista que seguramente utilizará productos que minimicen estos efectos.

Maquillaje:

El maquillaje de la novia siempre debiera ser, en la posible, con productos waterproof y productos que minimicen los efectos de la humedad, y un día de lluvia, más aun. Por lo que, aunque sea una obviedad,  coméntaselo al profesional encargado ese día de tu maquillaje.

Fotografía de Gypsy Westgood

Actitud:

Todo en la vida es cuestión de actitud, y el día de tu boda, también. No puedes controlar la lluvia, pero si puedes controlar tu buen humor y tus ganas de pasarlo bien y disfrutar con tu chico y seres queridos de ese día tan ansiado y tan planeado.

 

Olvídate de la lluvia y déjate llevar. Al fin y al cabo dicen que casarse con agua es buen augurio...yo no se si es consuelo o no, pero ¿quién sabe?

Fotografía de Keisy and Rocky

Así que ya sabes, el día de la boda no podrás controlarlo todo, por lo que es mejor tener el plan B previsto con antelación y activarlo a tiempo y con tranquilidad.

No hay nada peor que estar durante varios meses sufriendo por si hará mal tiempo o no. Una buena carpa, decorada con estilo, es una gran opción. Mírala con tiempo y que forme parte de tu presupuesto.

 

Y tú, ¿estás buscando sitios para celebrar tu boda? ¿Estás preguntando por las opciones del Plan B que te ofrecen?

No te relajes aunque sea verano o vivas en una ciudad con pocas precipitaciones, como Murcia, que aquí aunque llueva poco, también conozco varias parejas que han celebrado su boda con lluvia.

 

Cúrate en salud y ten todo muy bien atado. 

 

Si quieres contarnos tu experiencia o tienes alguna duda escribe tu comentario más abajo.

 

Saludos y hasta el próximo jueves.

 

Valeria :)

Escribir comentario

Comentarios: 0