· 

6 errores a evitar en las bodas al aire libre en verano

Bodas al aire libre en verano

Se acerca el verano y las bodas al aire libre son las estrellas de la temporada. Con el buen tiempo nos apetece estar fuera, tomar aire, y disfrutar de las cálidas noches de verano. Por eso hoy quiero dejarte algunos consejos para que no cometas los errores más comunes en las bodas al aire libre, y así todas puedan disfrutar al máximo y pasar un gran día.

 

Las bodas al aire libre tienen un encanto especial, una frescura y una naturalidad difícil de conseguir en salones cerrados, pero no debemos olvidarnos de que, como siempre cuando hablamos de la naturaleza, es difícil de prever, y mucho más aun, de controlar.

 

Algunos de estos consejos puede que te parezcan muy obvios, pero créeme, que si escribo este post es porque doy fe de que han sucedido, y ¡más de una vez! Aveces las cosas no son tan obvias para quienes no tienen la experiencia de organizar este tipo de eventos. Y es normal, porque no tenemos que saberlo todo si no nos dedicamos a ello.

Foto: KIWO ESTUDIO

1. Escoger mal la hora:

 

Debes tener mucho cuidado con la elección de la hora en que comenzará todo el evento. En verano, a no ser que vivas en un sitio donde no hace realmente calor, cualquier evento al aire libre durante el día puede convertirse en una auténtica tortura, tanto para los invitados, como para la pareja.

 

En esta época del  año lo recomendable es organizar una boda de tarde- noche, a no ser que lo que busques sea una celebración de día completo con piscina incluida, ¿por qué no?

 

Comenzar la ceremonia a la hora del atardecer y continuar la celebración por la noche, hará que todos estén muchos más cómodos y puedan disfrutar más.

 

Además, con una ceremonia a esta hora de la tarde, conseguirás unas fotos de recuerdo, con el atardecer de fondo, ¡que serán increíbles!

Foto: KIWO ESTUDIO

Foto: KIWO ESTUDIO

2. No crear puntos de sombra:

 

Ten en cuenta que los invitados no estén esperando bajo el sol a que comience la ceremonia, o, incluso, durante la ceremonia.

Lo ideal es recibirlos en puntos de la finca o jardín donde haya árboles que ofrezcan sombra natural. Pero si esto no es posible, deberemos montar toldos o algún tipo de estructura que nos proteja del sol, al igual que en la ceremonia

 

También podemos regalar a nuestros invitados abanicos, sombrillas o sombreros, está opción se utiliza mucho, también, en las bodas de playa. He visto en algunas bodas junto al mar, invitadas con la espada al rojo vivo por haber estado expuestas al sol. Esto no puede suceder en nuestra boda. Es muy bonito en verano celebrar la ceremonia frente al mar, pero no debemos olvidarnos de estos detalles, que al final se traducirán en comodidad y disfrute para todo el mundo.

Foto: KIWO ESTUDIO

3. No ofrecer bebidas hidratantes a tus invitados:

 

Tengamos algún tipo de bebida refrescante para cuando llegan nuestros invitados. Puede ser limonada, agua, refrescos, algo con lo cual puedan hidratarse y mantenerse lo más frescos posible del calor mientras esperan a que comience la ceremonia. 

 

El no ofrecer ninguna bebida a los invitados hasta que comience el cocktail, es un error que no debemos cometer. Al igual que la pareja, deben tener cerca un poco de agua para poder ir bebiendo durante la ceremonia, ya que entre los nervios, el calor, la lectura de los votos...¡necesitaran hidratarse seguro!

 

Yo no recomiendo alcohol hasta que acabe la ceremonia, además no ayuda a hidratar, si no, todo lo contrario.

4. Olvidarnos de los mosquitos y otros insectos:

 

Sí!! En verano hay mosquitos, y ya sabemos los molestos y desagradables que pueden ser, pero además, y peor aún, por las noches de verano salen a pasear otros tantos insectos que no están invitados a la boda, ¡pero se cuelan igual!

 

No sé ustedes, pero yo les tengo fobia a muchos de ellos, y como los vea en una boda....¡me arruinan la fiesta!

 

Hay que tener muy claro cómo controlan ese tema en el sitio donde se va a celebrar el evento y cómo realizan la prevención para que ello no suceda. Esto hay que hablarlo muy bien previamente con los encargados del lugar, e incluso, visitar el sitio por la noche, unos pocos días antes, para asegurarnos de que el tema está controlado.

 

Con respecto a los mosquitos, que seguro habrá, puedes colocar en los baños un kit en el que se incluya productos para repeler a los mismos, como pulseras o parches de citronella, y una loción calmante para picaduras, por las dudas (las hay que son naturales, e incluso pueden utilizarlas los niños pequeños).

 

En la decoración, si nos permite el estilo que hemos creado, podemos incluir algunas velas de citronella o antorchas, entre otras opciones. 

 

Se ponga lo que se ponga, tener mucho cuidado con el olor, no sea cosa que en lugar de repeler a los mosquitos, ¡nos repele a nosotros mismos!

Foto vista en Pinterest 

5. No informar a los invitados de las características de la boda:

 

Hay que informar a los invitados del tipo de evento que estamos organizando. Si la celebración será 100% al aire libre, debemos hacérselo saber a ellos previamente, y con tiempo suficiente. 

 

Esto es, principalmente, para las invitadas, que les gustará saber si van a caminar sobre suelo firme, sobre arena o sobre césped, por ejemplo. Es un detalle que les gustará tener en cuenta a la hora de elegir el vestuario y sobre todo, los zapatos. (Aunque repartas cubre-tacones, es bueno informar a las invitadas de las características del lugar.)

 

También es importante avisarles, ya que en muchos sitios suele correr viento, lo que puede llegar a ser muy molesto en caso de vestidos cortos con vuelo. 

 

Otro motivo es porque, por la noche, en muchos sitios refresca, y las invitadas deben saberlo para poder traer algo con qué cubrirse y con que cubrir a los más pequeños. Es muy incómodo pasar frío.

Foto: KIWO ESTUDIO

6. No contemplar un "Plan B":

 

Bueno, este punto puede que sea, de todos, el más importante. De nada sirve organizar una boda espectacular al aire libre, si ese día va a caer el diluvio universal. Incluso, no hace falta que sea una gran tormenta, con que llueva, ya nos arruina todo el evento, si no contemplamos un plan B: un sitio cubierto o el montaje de una carpa.

 

Aveces ni siquiera llega a llover, pero puede hacer mucho viento e igualmente estropearnos todo. 

 

No podemos saber meses antes cómo será el clima el día de nuestra boda, pero sí podemos tener contemplado un plan B, y con una semana de antelación, gracias al servicio meteorológico, saber si debemos accionarlo, o no. Es el riesgo que se corre al organizar una boda al aire, y debemos ser conscientes de ellos.

 

Pero esto no debiera ser motivo de problema, si tenemos todo muy bien organizado, la boda saldrá estupendamente y todos guardaran un gran recuerdo de ese día.

Foto: KIWO ESTUDIO

¿Dónde estás organizando tu boda? Si es al aire libre, ¿estás teniendo todo esto en cuenta? Espero que sí, y si no, ¡aun estás a tiempo de hacerlo!

 

Y si además estás organizando tu boda en una finca privada o en tu propia casa, seguro este post va a interesarte también, haz click aquí.

 

Espero que estos consejos te hayan servido, ¡nos vemos el jueves que viene!

 

Un abrazo :)

 

Valeria 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Ana (viernes, 01 junio 2018 03:49)

    Excelentes observaciones, muchas gracias.

  • #2

    Valeria Vassallo Weddings (viernes, 01 junio 2018 09:13)

    Gracias a ti Ana!
    Un saludo!!